Elevator Action

Imprimir
Publicado el Lunes, 14 Enero 2013 Escrito por FM

 

Género Plataformas Idioma Inglés
Desarrollador Taito Año 1983
Distribuidor Taito País Japón
Plataformas Arcade, NES, Game Boy, Amstrad CPC, ZX Spectrum, Commodore 64, MSX, SG-1000, Atari 2600   United States of America(USA)

 

Análisis

Por FM Felipe

La crisis de los videojuegos de 1983 marcó un antes y un después en la industria. Muchos lanzamientos se cancelaron al no haber recursos que los sustentasen, y lanzar un videojuego en esas condiciones significaba un mayor esfuerzo para los desarrolladores, que debían sobreponerse al penoso panorama que había gatillado la crisis, donde abundaban juegos mediocres, hechos a la rápida y clones de otros. En medio de esta catarsis apareció Elevator Action, un novedoso y divertido juego de plataformas que llegó a convertirse en uno de los juegos más importantes de su época. Su acción sin precedentes, su sentido del humor, su dificultad creciente y su característica melodía se transformaron en un gran recuerdo de los gamers ochenteros.

Taito a comienzos de los ochenta pasaba por una buena época, pero también se vio afectada por la crisis. Una compañía desarrolladora y distribuidora tan importante, responsable de éxitos como Gun Fight, Space Invaders, Qix o Jungle Hunt, no podía dejarse derrotar por el panorama crítico de la industria, y sus creativos trabajadores desarrollaron este proyecto para máquinas de salones recreativos, resultando ser un éxito. ¿Qué hacía tan especial a Elevator Action?


Elevator Action original
 

Encarnamos al Agente 17, alias Otto, quien debía infiltrarse en un edificio y robar ciertos documentos encargados. ¿Quién lo enviaba, contra quién, o qué decían estos documentos? Nunca lo sabremos, ni nos interesa. No forma parte de nuestro trabajo saber más que el objetivo de nuestra misión: hacernos con los documentos y escapar con vida del edificio.

Llegaremos a la azotea del edificio y bajaremos por el ascensor, el cual será el eje de la acción. A nuestro paso, ciertas puertas señaladas en rojo nos indicarán que allí hay documentos para robar. No puede faltarnos ningún documento al llegar abajo. Muchos agentes de seguridad intentarán interponerse en nuestro camino, apareciendo sorpresivamente desde las puertas del edificio y a tiros habrá que ver quién es más macho.

 

Para complicar un poco las cosas, el descenso no se lleva a cabo de una sola forma. En los edificios que visitaremos, en un comienzo habrá un solo ascensor, que terminará en una de las plantas centrales. Algunas plantas habrá que bajarlas por escalera mecánica, o incluso es probable que debamos subir algunas plantas a buscar documentos que por ascensor no se puede acceder, debido a alguna pared que bloquea el paso. También habrá plantas en las que no hay luz y cuesta un poco más ver a los enemigos. Las últimas plantas son las más complicadas, ya que hay muchos ascensores subiendo y bajando simultáneamente, lo que podría cortarnos el paso y hacer confuso el manejo de las plataformas para llegar al nivel 1 y escapar.

Un punto que merece especial atención es el de la acción y los enfrentamientos a los guardias, ya que no sólo podemos eliminar a nuestros enemigos disparándoles, sino que el juego ofrece variedad: podemos saltarles encima, derribándolos de una patada; podemos disparar a los faroles de luz que cuelgan, haciéndolos caer encima de los agentes y de paso cortando la luz del edificio temporalmente; podemos aplastarlos con un ascensor; o bien, pueden caer al vacío accidentalmente. Es importante saber bien cómo y cuándo eliminarlos, a veces es mejor evadir los enfrentamientos, más aún en los niveles más avanzados donde aparecerán muchos enemigos a la vez y sus habilidades de combate mejorarán radicalmente, pudiendo ellos agacharse y ponerse cuerpo a tierra para esquivar nuestras balas.

 
Elevator Action para Amstrad CPC

 


Elevator Action para MSX
 

El control del personaje es simple: con las flechas direccionales se mueve, agacha, entra y sale de las puertas rojas, y sube o baja las escaleras. Cuando capturamos un ascensor las flechas direccionales son para hacerlo subir y bajar, no podremos agacharnos en éste. También podemos subir a la plataforma superior del ascensor, pero así no lo controlaremos, pudiendo así agacharnos. Los otros botones son para saltar y disparar. El movimiento es fluido y responde bien a los controles. Un apartado técnico pulido que hizo al juego destacable.

Hay que tener cuidado con cuánto tiempo nos tomamos, ya que si nos quedamos haciendo el moñas en el edificio en vez de cumplir rápidamente la misión, se accionará la alarma y todo se volverá más difícil: aparecerán muchos enemigos y los ascensores no responderán automáticamente a nuestras órdenes.

 

El sentido del humor no está ausente. Los personajes diseñados con las evidentes limitaciones de los sistemas de la época mostrarán casi siempre un rostro inexpresivo e invariable, que resulta gracioso de ver en las extremas situaciones que propone el juego, como tiroteos y peleas a oscuras. No existe sangre, más bien la violencia resulta caricaturesca, ya sea al morir baleado o aplastado por un ascensor. Sumado a esto, la alegre melodía que acompaña la partida, le quita el tono lúgubre y tenso que podría tener cualquier juego de infiltración y espionaje.

La música es otro punto a favor del juego. La melodía principal de Elevator Action es una de las más recordadas por los jugadores de antaño, siendo ésta sencilla, algo repetitiva, y muy divertida. También lo era la música de cuando se activaba la alarma, siendo más frenética y molesta, acorde a la situación.

 
Elevator Action para NES

 

En conclusión, se trató de un juego muy completo y divertido, que si bien no le podemos atribuir demasiadas técnicas que marcarían el curso de la historia de los videojuegos a futuro, podemos desentrañar algunos aportes importantes que hizo: fue el primer juego de plataformas con protagonismo en el scroll vertical, en años que el scroll horizontal era la norma para este género naciente. También fue un pionero en la diversidad para abordar situaciones, poniendo en crisis la linealidad: era posible eliminar de diversas formas a los enemigos, así como tampoco había una vía exclusiva para llegar al final del nivel, habiendo varios ascensores para usar y escaleras mecánicas en algunos pisos. Fue además uno de los primeros títulos masivos de espionaje e infiltración, sub-género que hasta la fecha sería muy importante, con títulos como Metal Gear Solid, Commandos o Thief. Y quizás lo más importante que cualquier jugador puede comprobar por sí mismo: se nota que los desarrolladores se esforzaron en que esa variedad de situaciones que el juego ofrece sean realmente útiles y divertidas, no simples adornos que a la larga nadie usaría por su complejidad. Creo que son razones suficientes para pensar que es un juego que podría divertir tanto a veteranos como jugadores nuevos, así que no dudes en descargarlo y echar unas partidas, o mejor aún, si lo ves en algún salón de arcade en peligro de extinción, usar unas fichas en él valdrá más que la pena.

Después de Elevator Action...

 

El éxito del lanzamiento de este juego en su versión para arcade llevó a Taito a trabajar versiones para diversas plataformas. Fue convertido a varios computadores personales: Commodore 64, MSX, NEC PC-8801, Amstrad CPC (¡ésta incluía sangre!), SG-1000 y ZX Spectrum. Años después aparecerían las versiones para sistemas de Nintendo: la de NES, similar a la original, y la versión especial para Game Boy, que incluía nuevas armas como la uzi, la escopeta y las granadas, las cuales aportaban un poco de variedad al cartucho pero ponían en duda el sigilo del agente “secreto” que las maniobraba.

Varios años después llegarían secuelas que añadirían más historia y personajes al título, dándole forma y bando a ese agente secreto del que nunca supimos nada, y a sus misteriosos enemigos, pero manteniendo la mecánica del original. Sin embargo, no fueron tan famosas. Entre ellas tenemos a Elevator Action: Returns (1994) para arcade y otras adaptaciones caseras, Elevator Action EX (2000) para Game Boy Color, que tendría una versión basada en la popular serie “El Laboratorio de Dexter” de Cartoon Network, y Elevator Action Old & New (2002), para Game Boy Advance y exclusivo para Japón (una pena porque luce genial).

Después, Taito comenzó a actuar extraño y lanzó dos títulos sorprendentes (no sé si eso sea bueno): Elevator Action 3D (2006, para teléfonos móviles), un FPS (disparos en primera persona, al estilo Doom) que intentó cuidar al máximo la mecánica del original, pero variando la perspectiva completamente y dándole un toque mucho más oscuro. Y lo más bizarro de todo fue Elevator Action Death Parade, un arcade de disparos sobre raíles (estilo Virtua Cop o The House of the Death) con ascensores, robots y monstruos gigantes, más tétrico que el anterior.

La tormenta de las rarezas terminó en 2011, con el lanzamiento de Elevator Action Deluxe para PlayStation Network. Fue hecho lo más calcado posible al original, con personajes graciosos y deformes, mucha acción y la simpleza de un arcade clásico, con una perspectiva 2D pero gráficos renderizados en 3D, dando un resultado amigable y querible por los fans de antaño, que podían revivir parte de esa magia ochentera, pero ahora con puntuaciones guardadas online en vez de tablas de récords que se perdían al reiniciar la máquina tragamonedas.

Pero no todo fue alegría y bizarradas varias en la vida de esta saga, también hubo un par de hijos perdidos: la versión para Atari 2600 del original fue cancelada cuando llevaba gran parte de su programación, presuntamente por la crisis de los videojuegos que había afectado mucho a esta plataforma. Y en 2008 se canceló Elevator Action DS para la portátil de Nintendo, quedando sólo algunos bocetos de diseño naufragando por la internet.

 


Versión original de Arcade


Versión de Game Boy (con escopeta)


Versión inacabada de Atari 2600


Antes de irme, no puedo dejar de mencionar los clones de Elevator Action. La tendencia permanente en los videojuegos originales ha sido copiarlos a ver si chorrea un poco de su éxito a terceros. El primero fue Mission Elevator (1987), para varios computadores, entre ellos Commodore Amiga y ZX Spectrum. No llegó a hacerse muy famoso. Aparte de clonar a Elevator Action, incluía escenas de puzzle que daban variedad a su jugabilidad.  Luego vino Agent Z para Palm, Zombie Building para iPod (igual a Elevator Action, pero con zombies) y Spy Games: Elevator Mission, un FPS para Wii que resultó muy mal evaluado (casi tanto como Big Rigs). Interesantes intentos.


Mission Elevator para Amiga

Agent Z para Palm Zombie Building para iPod

 

Fuentes: Hardcore Gaming 101
Wikipedia

Balance

 
 Lo bueno: Lo malo:

http://www.albarji.info/images/stories/hongos/hongorojo.png Muy divertido.
http://www.albarji.info/images/stories/hongos/hongorojo.png Dificultad correctamente creciente.
http://www.albarji.info/images/stories/hongos/hongorojo.png No es 100% lineal.
http://www.albarji.info/images/stories/hongos/hongorojo.png Una banda sonora memorable.

http://www.albarji.info/images/stories/hongos/hongoazul.png Lo único: sus conversiones caseras.

Veredicto:

De lo mejor de la época, muy divertido para cualquiera y una buena jugada por parte de Taito en una etapa oscura de la historia de los videojuegos.

Calificación: 

 

 

Descarga

Servidores externos

 Descargar Desde Juegos Clásicos Portables (Arcade Portable)
Descargar Desde Box.com (Arcade Portable)
Descargar Desde Depositfiles (Arcade Portable) (Vía Juego Libre PC)

 

 

Juega en línea

Aquí expongo varias alternativas para probar el juego desde tu navegador. Son sitios externos de emulación en línea que pueden requerir registro o tener instalado Java, Flash u otro complemento para funcionar.

Versión para Arcade
Versión para NES
 
 
 
Versión para Game Boy
 
 
Versión para Amstrad CPC
Versión para MSX
 
Versión para Commodore 64
 
Versión para ZX Spectrum
Versión para Atari 2600 (inacabada)
 
 
Versión para SG-1000

 

Thursday the 25th.
Copyright 2012

©