Reviews Indie

Ib

Arte. ¿Qué es el arte? Según la definición de la wikipedia: "El arte es entendido generalmente como cualquier actividad o producto realizado por el ser humano con una finalidad estética o comunicativa, mediante la cual se expresan ideas, emociones o, en general, una visión del mundo [...]". Algunos dirán que cada uno tiene su definición de lo que es arte, pero ésta encaja bastante con mi concepto de arte. Recalco: finalidad estética o comunicativa. Y éste es también el principal motivo por el que aborrezco muchas de las formas del arte contemporáneo. O más concretamente, la pintura y escultura de nuestros días. Siempre que he entrado a un museo de arte contemporáneo he salido enfadado y con dolor de cabeza. Porque por mucho que me lo insistan, ver hueveras pegas a un muro y firmadas como "sin título" no me parece arte; es feo y no me comunica absolutamente nada. Lo mismo puedo decir de un lienzo con un cuadrado negro pintado y nada más. Otras piezas siguen sin transmitirme mensaje alguno, pero me producen una notoria sensación de incomodidad y hasta perturbación, como por ejemplo la obra de Yayoi Kusama que veis aquí al lado. Hasta el punto de que me planteo si este tipo de artistas no crean estas obras porque están un poco mal de la cabeza. Diría que el genio interseca con la locura.

Por fortuna, las pocas veces que he visitado este tipo de galerías ha sido ha plena luz del día y rodeado de turistas. Porque un lugar así de noche y en solitario creo que daría tanto miedo como la típica feria abandonada o mansión antigua. kouri debió pensar lo mismo, y lo ha plasmado en un survival horror llamado Ib.

Leer más: Ib

Mad Father

Alguna vez me he preguntado por qué será que muchas historias de miedo comparten ese elemento de la niña siniestra. Imagino que todo empezó con El Exorcista, para después pasar a otras historias de éxito como The Ring. El mundo de los videojuegos también tiene buenos ejemplos de esto, como las Little Sisters de Bioshock. Parece que el hecho de que una indefensa niña se convierta en un monstruo de pesadilla es algo que choca mucho más que en un adulto o un niño. Razones biológicas, alegaría yo.

Lo cierto es que últimamente he detectado una tendencia peculiar entre las corrientes indie, y es la de crear historias de terror donde la protagonista es esa niña. Es el mismo contraste aunque desde otra óptica: encarnando a un personaje aparentemente de lo más delicado tenemos que sobrevivir a inefables horrores. Y aquí no vale hacerse el valiente y pegarle un par de tiros a esas monstruosidades, porque no seguimos los pasos de una heroína de acción. Solo nos queda correr, huir, esconderse, usar nuestro ingenio, y en cierto modo contaminarnos de toda esa maldad que nos rodea.

Como ejemplos notables dentro de esta subcorriente del Survival Horror podría mencionar casos como The Mirror Lied o Yume Nikki, pero hoy voy a hablar del especialmente interesante Mad Father.

Leer más: Mad Father

don't take it personally, babe, it just ain't your story

Twitter, Facebook, MySpace, Plus, Instagram, Netflix, Badoo, FourSquare, LinkedIn... y un largo etcétera. Las redes sociales nos han invadido, cambiando de forma radical las relaciones interpersonales. Junto con la notoria capacidad de comunicarse con alguien de forma instantánea han llegado de la mano peligros inesperados. Sube una foto a Facebook e inmediatamente pierdes todos tus derechos sobre ella. Cualquier persona con un ordenador puede acceder a todos tus tweets e información de perfil. De hecho, cualquiera puede saber con facilidad sobre cuáles son tus gustos, por dónde sueles salir, qué amigos tienes, e incluso qué parejas has tenido. Se dice que la información siempre es buena, pero el hecho es que esto ha elevado la capacidad de cotilleo a niveles estratosféricos, volatilizando la privacidad en su camino. Aunque la cuestión más bien es, ¿es esa privacidad que se intenta proteger realmente importante? ¿O es un invento fugaz de la sociedad occidental reciente y está condenada a desaparecer?

Sobre esta cuestión orbita don't take it personally, babe, it just ain't your story, otra de las novelas visuales de la visionaria Christine Love. Y como seguidor acérrimo de ella no puedo sino hacer un análisis en profundidad de la misma, y eso a pesar de haber comenzado el juego hace apenas 24 horas. Pero es que, sencillamente, es un juego que merece ser conocido.

Leer más: don't take it personally, babe, it just ain't your story

The Sea Will Claim Everything

Hace un par de semanas hablaba con unos amigos sobre los juegos de aventura gráfica, recordando viejas glorias. En un momento dado uno de ellos dijo algo como:

¿Y tú has jugado a alguna aventura gráfica moderna? Moderna, quiero decir, de hace 10 años o así.

Aquel comentario me llamó la atención por su certeza. Parece que cuando queremos hablar de aventuras gráficas no nos queda otra que remontarnos a aquella edad de oro donde LucasArts creaba maravillas y Guybrush Threepwood era todo un icono del mundillo. Y esto es porque en la actualidad el panorama es muy distinto: las grandes compañías ya no apuestan por este género, LucasArts fue cerrada recientemente, e incluso los intentos de resurrección de viejas glorias como Sam & Max no han servido para recuperar esos antiguos éxitos.

A pesar de todo ello, el género no está muerto. Como viene siendo habitual con todo lo que intente ser distinto a la tendencia cómun, uno debe recurrir al mundo de los desarrolladores independientes para encontrar que aún hoy en día siguen creándose aventuras mágicas e interesantes. Y puedo decir que The Sea Will Claim Everything es una de ellas.

Leer más: The Sea Will Claim Everything

To The Moon

Qué tendrá la Luna... fijación de los seres humanos desde sus orígenes, un astro solo segundo ante el Sol astro rey, elevada al nivel de deidad en muchas culturas, reina de las mareas y veladora de las criaturas de la noche. Un trozo de piedra muy grande, dirán algunos. Sí, pero eso no quita que haya servido de influencia e inspiración a multitud de obras de todas las artes. La novela de Julio Verne sobre el tema es posiblemente el mejor ejemplo de ello.

Yo tampoco he quedado libre de sus efectos: si habéis jugado lo suficiente a El Caballero o Pete Total habréis visto que la Luna tiene un papel importante en ambos dos. Y no pretendo hacer pasar esto por una especie de romanticismo de baratillo. Sencillamente, es un tema que siempre me ha atraído. Es una lástima que yo aún no hubiese nacido cuando el hombre pisó por primera vez la Luna en aquel momento histórico que además fue retransmitido por televisón. Seguro que fue una experiencia verdaderamente memorable. Y To the Moon, en cierto modo, ha sido como traer a la época actual y en "segunda persona" esta experiencia.

Leer más: To The Moon

Sunday the 30th.
Copyright 2012

©