To The Moon

Imprimir
Publicado el Martes, 11 Diciembre 2012 Escrito por Álvaro Barbero Jiménez

Género Aventura gráfica / narración interactiva Idioma Inglés
Desarrollador Freebird Games Año 2011
Distribuidor - País Canadá
Plataformas PC   Canadá

Análisis

 por Albarji

Qué tendrá la Luna... fijación de los seres humanos desde sus orígenes, un astro solo segundo ante el Sol astro rey, elevada al nivel de deidad en muchas culturas, reina de las mareas y veladora de las criaturas de la noche. Un trozo de piedra muy grande, dirán algunos. Sí, pero eso no quita que haya servido de influencia e inspiración a multitud de obras de todas las artes. La novela de Julio Verne sobre el tema es posiblemente el mejor ejemplo de ello.

Yo tampoco he quedado libre de sus efectos: si habéis jugado lo suficiente a El Caballero o Pete Total habréis visto que la Luna tiene un papel importante en ambos dos. Y no pretendo hacer pasar esto por una especie de romanticismo de baratillo. Sencillamente, es un tema que siempre me ha atraído. Es una lástima que yo aún no hubiese nacido cuando el hombre pisó por primera vez la Luna en aquel momento histórico que además fue retransmitido por televisón. Seguro que fue una experiencia verdaderamente memorable. Y To the Moon, en cierto modo, ha sido como traer a la época actual y en "segunda persona" esta experiencia.

 
 
 

To the Moon es uno de esos juegos al que es difícil clasificar en un género. Y aunque en la cabecera he escrito "aventura gráfica / narración interactiva", la verdad es que igualmente podría haber puesto "novela visual" o, como sus propios autores lo califican, "RPG de aventura". En cualquiera de los casos y a pesar de esta confusión, lo que queda claro es que la pieza clave aquí es la historia. Acercarse a To the Moon es casi como ir a ver una película, y en más de un sentido.

La premisa es la siguiente: en un futuro próximo se inventa una máquina capaz de modificar los recuerdos de las personas. Esta tecnología abre un mundo nuevo de posibilidades, que sin embargo presentan un serio inconveniente: al modificar las memorias de un ser humano su mente se destruye tras el proceso. A pesar de esto, la empresa Sigmund Corp. ha encontrado una utilidad a esto, y es conceder sus sueños a los enfermos terminales en su lecho de muerte. ¿Quisiste ser famoso? ¿Conseguir a esa chica? ¿Ser rico? ¿Viajar por todo el mundo? Sigmund Corp. puede modificar tus recuerdos para que todo eso se haya hecho realidad, antes de tu muerte... en tu mente.


Entran en escena los protagonistas: dos doctores emplados por Sigmund Corp., o como se hacen llamar, "agentes viajeros de las memorias". Su misión es hacer realidad los sueños de sus clientes mediante esta tecnología. Y para ello, su método consiste en viajar a traves de los recuerdos del paciente, desde los más recientes hasta los de su más tierna infancia, alterando en su camino los elementos necesarios para que, en una especie de re-ejecución de su vida, su paciente vea como sus deseos se hacen reales en su mente. Una profesión extraña pero ya habitual para estos dos expertos que, sin embargo, se encontrarán en esta ocasión con un caso especialmente complejo.

El paciente es Johnny, un anciano en su lecho de muerte que desea ver cumplido un deseo de lo más ambicioso: viajar hasta la Luna. Por si esto no fuese suficiente, Johnny parece haber perdido gran parte de sus recuerdos. Su mayor deseo es viajar a la Luna, sí, pero ni él mismo recuerda por qué motivo. Es por ello que los doctores Rosalene y Watts tendrán que realizar una titánica tarea de investigación para comprender toda la vida de su paciente, sus ilusiones, motivaciones, recuerdos y detalles importantes de su vida, reviviendo sus experiencias vitales a través de el análisis de sus maltrechas memorias.

 

 

 

Lo más curioso de este viaje mental es que se realiza a la inversa del desarrollo de la vida y de la gran mayoría de las historias. Se trata de una biografía leída de derecha a izquierdas, donde desde el inicio se conoce el final de la historia con Johnny postrado en la que será su última noche, y se va progresando hacia atrás, visionando momentos de su vida en su vejez, pasando por su vida adulta hasta llegar a la niñez. Una forma poco habitual de narrativa, donde conocemos las consecuencias antes que las causas, y que sin embargo se lleva a cabo con mucha maestría, logrando mantener la intriga hasta el final (que es el principio).

La relación con su ya fallecida esposa, una casa junto a un faro, figuras de origami, una melodía para piano... piezas y detalles aislados que van tomando forma y sentido a medida que se viaja atrás en el tiempo, descubriendo los orígenes de las motivaciones y miedos de Johnny, comprobando cómo algunas de sus experiencias pasadas han marcado el desarrollo de toda su vida.

 

Pasando ahora a la mecánica, algo que condiciona el funcionamiento y que a mí personalmente me llama mucho la atención es que el juego ha sido completamente desarrollado con RPG Maker. Y como herramienta que conozco, me sorprenden mucho los resultados que el autor ha conseguido con ella, que la ha exprimido hasta el punto de haber creado una aventura gráfica en lugar de un RPG con ella. Esto es digno de mérito, aunque lamentablemente los resultados en este sentido son un poco mediocres: a pesar de haber intentado implementar una interfaz de point-and-click, más acorde con el género de la aventura gráfica, su uso chirría un poco, y a la postre uno acaba recurriendo al control por teclado.

En cualquier caso, lo cierto es que To The Moon tampoco se ciñe al flujo habitual de las aventuras gráficas, con su esquema de hablar con gente, recoger objetos, y usarlos de forma inteligente. Aquí se da la mayor parte del peso al primero de estos tres elementos, dejando parte para el segundo y casi nada para el resto. Esto se adereza con unos cuantos puzzles no muy complejos para dar algo más de jugabilidad a la mezcla, pero sin demasiado énfasis real. Aunque todo esto puede echar para atrás a los puristas de la aventura gráfica, en realidad la forma correcta de aproximarse a To The Moon es la de esperarse una aventura interactiva al estilo novela visual, con algo más de libertad de lo habitual en este último género. Con esa mentalidad, el juego se convierte en una experiencia mucho más interesante.

 

 

Comentar también la calidad de la banda sonora, que ha sido realizada por el propio programador Kan R. Gao junto con la cantante y compositora Laura Shigihara, conocida en el mundillo por su trabajo en Plants Vs Zombies. Los dos temas principales son especialmente memorables, en especial las versiones cantadas donde se combina muy bien la habilidad al piano de Kan Gao con la voz de Laura Shigihara. En el trailer de arriba ya habéis podido escuchar una muestra, pero para los interesados podéis encontrar enlaces a otras de las piezas al final del artículo. Me resulta especialmente curioso que ya incluso se hayan hecho varios remixes de algunos de los temas, como el genial Everything's Alright With No Promises de A-Rival.

Como colofón diré que si de To the Moon se hiciese una película, yo iría al cine a verla sin pensármelo. De hecho es un juego que por su formato podría adaptarse al cine o a una serie de televisión sin perder demasiado aunque, dado el estancamiento general del cine común, no tengo claro si sería un gran éxito o una cinta condenada a ser vista tan solo en filmotecas por entendidos y gafapastas. Desde este punto de vista, tal vez To the Moon tenga el acierto de ser un videojuego, que aunque a caballo de tantos géneros, seguramente llame la atención de mucha más gente. Aunque no sea igual de trendy.  


Balance

 Lo bueno: Lo malo:

http://www.albarji.info/images/stories/hongos/hongorojo.png Estilo narrativo original y envolvente.
http://www.albarji.info/images/stories/hongos/hongorojo.png Banda sonora memorable.
http://www.albarji.info/images/stories/hongos/hongorojo.png La Luna.

http://www.albarji.info/images/stories/hongos/hongoazul.png El control resulta un poco deficiente.
http://www.albarji.info/images/stories/hongos/hongoazul.png No es una verdadera aventura gráfica, aunque lo parezca.

Veredicto:

No es una película, y aunque podría serlo, como videojuego es un ejemplo eminente de narrativa. Requiere aproximarse a él sin prejuicios de género (videojueguil), pero recompensa el esfuerzo.

Calificación: 

 
  

Enlaces


  Descripción
Freebird Games Web oficial, incluye demo de 1 hora de duración
 

Banda sonora


  Descripción
To the Moon - Main Theme Tema principal del juego
Everything's Alright -
For River - Laura Shigibara version Canción final del trailer
Everything's Alright With No Promises Remix por A-Rival
 
Saturday the 25th.
Copyright 2012

©