don't take it personally, babe, it just ain't your story

Imprimir
Publicado el Sábado, 30 Marzo 2013 Escrito por Álvaro Barbero Jiménez

Género Novela visual Idioma Inglés
Desarrollador Christine Love Año 2011
Distribuidor - País Canadá
Plataformas PC (Windows, Linux, Mac)   Canadá

Análisis

 por Albarji

Twitter, Facebook, MySpace, Plus, Instagram, Netflix, Badoo, FourSquare, LinkedIn... y un largo etcétera. Las redes sociales nos han invadido, cambiando de forma radical las relaciones interpersonales. Junto con la notoria capacidad de comunicarse con alguien de forma instantánea han llegado de la mano peligros inesperados. Sube una foto a Facebook e inmediatamente pierdes todos tus derechos sobre ella. Cualquier persona con un ordenador puede acceder a todos tus tweets e información de perfil. De hecho, cualquiera puede saber con facilidad sobre cuáles son tus gustos, por dónde sueles salir, qué amigos tienes, e incluso qué parejas has tenido. Se dice que la información siempre es buena, pero el hecho es que esto ha elevado la capacidad de cotilleo a niveles estratosféricos, volatilizando la privacidad en su camino. Aunque la cuestión más bien es, ¿es esa privacidad que se intenta proteger realmente importante? ¿O es un invento fugaz de la sociedad occidental reciente y está condenada a desaparecer?

Sobre esta cuestión orbita don't take it personally, babe, it just ain't your story, otra de las novelas visuales de la visionaria Christine Love. Y como seguidor acérrimo de ella no puedo sino hacer un análisis en profundidad de la misma, y eso a pesar de haber comenzado el juego hace apenas 24 horas. Pero es que, sencillamente, es un juego que merece ser conocido.

 
 
 

El argumento sigue la vida diaria de John Rook, un profesor de literatura en su treintena pero sin experiencia, que se inicia en la educación después de abandonar la informática y de pasar por una vida personal inestable tras dos divorcios. Por fortuna para él, ha conseguido un puesto de profesor en un instituto privado de renombre y está decidido a empezar su nueva vida con buen pie... aunque pronto descubre que las cosas han cambiado mucho desde su época de estudiante, y que ahora en el año 2027 los métodos docentes son muy distintos. Los alumnos ya no usan cuadernos de apuntes, sino ordenadores para cualquier tarea, y lo que es más sorprendente, se comunican entre sí a través de las redes sociales tanto o más que en persona.

Este hecho es conocido por la institución, y con el fin de evitar problemas de bulling y enfrentamiento entre alumnos en este mundo virtual, pone a disposición de los profesores una herramienta controvertida: la posibilidad de estar al tanto y leer toda la información social de sus alumnos, ya sea pública o privada. John se siente confundido, ¿no es esto una intromisión evidente en su privacidad? ¿Está moralmente legitimado para hacer algo así? Pero pronto pierde los recelos, y acaba leyendo toda la información, enterándose de sus problemas, preocupaciones... y poco a poco viéndose más envuelto en las vidas de sus alumnos.


Evidentemente llegan los problemas. Dramas amorosos de todo tipo entre los alumnos, dificultades con los estudios, una alumna demasiado interesada en sus clases... John es como el ojo omnisciente que ve todo esto, pero está en su mano decidir si hacer algo al respecto. ¿Es correcto pretender ayudar a alguien si para ello se ha violado su privacidad? ¿O es mejor ignorar el asunto y hacer oídos sordos? Es el clásico dilema acerca de si el fin justifica los medios. Pues en nuestra mano está decidir: no sería ésta una novela visual si no pudiésemos cambiar el rumbo de la historia con nuestras acciones. Y cambiará, pues con nuestras decisiones podemos modificar radicalmente la vida de nuestros estudiantes, cambiar su relación con otros, hacer y deshacer parejas...

Y aquí debo hacer una puntualización. Esta historia no es un serial juvenil simplón sobre las barrabasadas de la vida adolescente. Los que hayan visto aquí series como la infame "Física o Química" o similares sabrán de lo que hablo. No, los personajes se presentan como personas completas, con una profundidad real, y ante todo dando mucho peso a sus sentimientos. Y esto es clave, porque la sensanción que transmite el juego es que nuestras decisiones importan, están marcando la vida de otras personas. Es lo que hace que el juego no sea una comedia estudiantil más, sino un relato inmersivo e interesante.

 

 

 

La mecánica es también innovadora respecto al canon de las novelas visuales. En todo momento, incluso en medio de una conversación, tendremos la posibilidad de consultar nuestro móvil para husmear qué están haciendo nuestros alumnos en las redes sociales o si hemos recibido algún correo electrónico. En nuestros ratos libres podemos incluso entrar en foros bastante frikis para ver cuál es el último tema de moa. Esto no solo añade una componente de no-linealidad a la historia, sino que consigue emular muy bien los niveles de actividad constante de estas redes.

No podremos entablar una conversación larga sin que el móvil no pare de pitar avisándonos de actualizaciones de estado de los alumnos no presentes. Algo que, tengo que decir, me agobia en la vida real, y aquí lo he sentido vívidamente. Lo cual no quita para que haya disfrutado de tal nivel de inmersión, o que no haya podido evitar reirme cuando, en medio de una clase, los alumnos no dejan de tuitear lo mucho que se están aburriendo. Ya se las verán conmigo en el examen, ya...

 

En cuanto al resto de aspectos, el juego cumple aceptablemente bien a nivel visual, y el apartado sonoro es pasable. Pero no quiero hacer hincapié en ello porque tampoco son el objetivo de la obra. Sí que debo mencionar que, como buena novela visual, consta de 3 finales diferentes, aunque he de confesar que de momento solo he alcanzado uno... más no dudéis en que me pondré con el resto enseguida. Pero incluso jugar una única vez es suficiente para entender la complejidad del tema que trata, que considero especialmente interesante viendo el mundo en el que vivimos y hacia donde nos estamos moviendo.

Ah, y a pesar de lo que pueda indicar la imagen acompañante, no, el juego no incluye escenas demasiado subidas de tono. Los buenos humoristas saben reirse primero de ellos mismos, y Christine lo hace rematadamente bien.

 

Balance

 Lo bueno: Lo malo:

http://www.albarji.info/images/stories/hongos/hongorojo.png La privacidad puesta a tela de jucio, un tema central de lo más interesante.
http://www.albarji.info/images/stories/hongos/hongorojo.png Personajes bien desarrollados, con historias inmersivas.

http://www.albarji.info/images/stories/hongos/hongoazul.png A veces resulta difícil aclararse entre tantas conversaciones y actualizaciones de estado.
http://www.albarji.info/images/stories/hongos/hongoazul.png El protagonista a veces resulta poco creíble. ¿Ex-informático con aspecto de modelo apolíneo? ¡Anda ya!

Veredicto:

"Seven students, three endings, one eavesdropping teacher. A full length visual novel about the erosion of privacy, gay drama, young sexuality, and the perils of modern online life for a high school literature class"

Calificación: 

 
  

Enlaces


  Descripción
Scouts honour Página oficial del juego, con enlaces de descarga.

 


 

Thursday the 25th.
Copyright 2012

©