The Sea Will Claim Everything

Imprimir
Publicado el Jueves, 23 Mayo 2013 Escrito por Álvaro Barbero Jiménez

Género Aventura gráfica Idioma Inglés
Desarrollador Jonas Kyratzes Año 2012
Distribuidor - País Reino Unido
Plataformas PC (Windows)   Reino Unido

Análisis

 por Albarji

Hace un par de semanas hablaba con unos amigos sobre los juegos de aventura gráfica, recordando viejas glorias. En un momento dado uno de ellos dijo algo como:

¿Y tú has jugado a alguna aventura gráfica moderna? Moderna, quiero decir, de hace 10 años o así.

Aquel comentario me llamó la atención por su certeza. Parece que cuando queremos hablar de aventuras gráficas no nos queda otra que remontarnos a aquella edad de oro donde LucasArts creaba maravillas y Guybrush Threepwood era todo un icono del mundillo. Y esto es porque en la actualidad el panorama es muy distinto: las grandes compañías ya no apuestan por este género, LucasArts fue cerrada recientemente, e incluso los intentos de resurrección de viejas glorias como Sam & Max no han servido para recuperar esos antiguos éxitos.

A pesar de todo ello, el género no está muerto. Como viene siendo habitual con todo lo que intente ser distinto a la tendencia cómun, uno debe recurrir al mundo de los desarrolladores independientes para encontrar que aún hoy en día siguen creándose aventuras mágicas e interesantes. Y puedo decir que The Sea Will Claim Everything es una de ellas.

 
 
 

Lo primero que tengo que decir es que The Sea Will Claim Everything es un juego al que resulta difícil aproximarse. El propio autor lo admite, e incluso el mismo juego avisa al iniciarlo de que ésta es una experiencia que debe tomarse con tranquilidad, muy a diferencia de lo que uno cabría esperar de un videojuego actual. Los gráficos tampoco ayudan, mostrando el aspecto de haber sido dibujados por un niño con una caja de 30 ceras de colores. Y la interfaz parece haber sido mal diseñada, dejando mucho espacio para botones, muchos de ellos inútiles, y poco para la vista principal. Todo esto tirá para atrás, pero os aconsejo tener fé y continuar.

Porque al cabo de llevar un rato jugando veréis que casi todos estos defectos aparentes son intencionados. Los gráficos de aspecto infantil son un medio para presentar un mundo de fantasía bajo el que subyace un mensaje más serio. La interfaz en sí resulta ser un chiste, en el buen sentido, con peculiaridades como botones que solo sirven para generar sonidos extraños, apagar la pantalla, cambiar los colores de algo (acción que no tiene utilidad alguna), o enseñar objetos de nuestro inventario a un ratón que nos acompaña para que nos de su indiferente opinión sobre el asunto.


Pero lo que más llama la atención con diferencia es el nivel abismal de detalle que oculta todo. Bajo esa falsa capa de juego ramplón se esconde un mundo muy cuidado, con kilómetros de texto describiendo prácticamente todo lo que podemos ver. Un buen ejemplo de ello es la imagen de la derecha. Todos, absolutamente TODOS los libros que se ven en la imagen se pueden examinar, leyendo el título y autor de cada uno de ellos. Y ésto no es un hecho aislado: en casi todas las localizaciones que visitemos encontraremos cientos de objetos a inspeccionar, desde mobiliario o artículos en un mercado hasta todas y cada una de las plantas y flores que encontremos en nuestro camino, todas ellas con descripciones diferentes. El juego no nos exige examinarlo todo con tal nivel de meticulosidad, pero está ahí por si queremos hacerlo, y nos da una idea del cariño que ha puesto el autor en ello.

Y con esto llego al punto que más me suele interesar, sin ser esta ocasión una excepción: el argumento. Como ya adelantaba, el aspecto infantil del juego se emplea para representar en un mundo de fantasía los problemas de la sociedad actual. Más concretamente, los problemas a los que nos hemos visto abocados a través de la crisis económica actual: recortes en servicios y derechos, austeridad impuesta, embargos... sin que nada de ello parezca solucionar la deuda creciente que acumulan las diversas naciones, y a la par que los gobernantes modifican la ley a su antojo para lucrarse con la construcción de resorts turísticos, todo ello tras una fachada de buscar el bien común. Viviendo yo en España tengo que decir que todo esto me suena al día a día de mi país, pero curiosamente es lo que acontece también en las fantásticas Tierras del Sueño.

 

 

 

No son los únicos símiles que encontraremos en The Sea Will Claim Everything. En nuestras andanzas por el archipiélago de islas en el que se desarrolla la historia visitaremos otras regiones con problemas similares, como una isla desértica donde sus habitantes se sublevaron contra su líder en pro de la libertad, solo para descubrir que tras subir al poder un nuevo líder nada ha cambiado (hola Primavera Árabe). U otra isla, antiguo hogar de grandes pensadores y filósofos, ahora completamente devastado y sujeto a revueltas debidas a las medidas de austeridad (hola Grecia) y las severas restricciones económicas impuestas por el gobierno central de la nación (hola Alemania).

¿Y qué papel interpretamos nosotros en todo esto? Pues el de un turista interdimensional que viaja por estos lugares, hablando con sus habituantes, tratando de entender sus problemas y ayudándoles. Pero, ¿acaso podemos nosotros resolver, o siquiera entender las complejidades de esta crisis financiera? O más aún, ¿es resoluble? ¿Hay alguien capaz de solucionarlo? ¿O tal vez es que quien puede arreglar este entuerto no quiere hacerlo...?

 

The Sea Will Claim Everything habla de todo esto, desde la óptica de un mundo de fantasía, pero en torno a problemas y formas de pensar totalmente aplicables a nuestra realidad, transmitiéndonos un mensaje que va mucho más allá de la propia obra. Y en ello reside su valor. En particular, es especialmente reveladora la conclusión final de la historia, que no revelaré aquí, pero que yo calificaría no sin cierto temor de profética en cuanto a lo que el futuro nos depara.

Como colofón final, mencionar también la banda sonora, que mezcla tintes de música tradicional griega, egipcia, y casi también celta, que podéis escuchar libremente en la web del artista.

 

Balance

 Lo bueno: Lo malo:

http://www.albarji.info/images/stories/hongos/hongorojo.png Nivel de detalle sin precedentes en las descripciones del mundo que recorremos.
http://www.albarji.info/images/stories/hongos/hongorojo.png Una historia fantástica, pero completamente ligada a la realidad en sus problemas y mensajes.

http://www.albarji.info/images/stories/hongos/hongoazul.png Resulta arduo cogerle el ritmo y acostumbrarse a su peculiar estética y forma de funcionar.
http://www.albarji.info/images/stories/hongos/hongoazul.png Algunos problemas de rendimiento que pueden resultar un tanto molestos.

Veredicto:

The Sea Will Claim Everything no nos sacará de la crisis ni resolverá nuestros problemas, pero sin duda nos dará una nueva perspectiva sobre ellos, y nos dará qué pensar acerca de si no existirán otras maneras de abordarlos.

Calificación: 

 
  

Enlaces


  Descripción
Lands of Dream Página oficial del juego.

 


 

Thursday the 25th.
Copyright 2012

©