La huerta de Butripecio

Imprimir
Publicado el Sábado, 05 Enero 2008 Escrito por Álvaro Barbero Jiménez
Noticiario Friki: 20-8-2004

La huerta de Butripecio:

Tras mucho tiempo oculto en el silencio, Noticiario Friki vuelve a estar en activo. La razón de no haber podido retransmitir en tanto tiempo ha sido la arriesgada labor de investigación que han tenido que llevar nuestros reporteros en las islas Malvinas sobre el grado de vaguería que es capaz de soportar el cuerpo humano. Y lo único que podemos asegurar después de todo este tiempo, es que es alto. Muy alto. Bastante bastante alto. Vamos, que si no fuera por nuestros asiduos lectores y porque nos expulsaron de allí por comerciar con sustancias alucinógenas, seguiríamos allí tumbados.

Pero cambiando de tema, nos hemos trasladado hoy a la remota aldea de Mondejas para retransmitir la increíble historia que se ha dado lugar en la huerta rural del pueblerino Butripecio Rompelasportas Ñu, que tras varios años de investigación en abonos caseros para su huerta, ha logrado dar con la mierda definitiva.

Mezclando un poco de pavo con canela en rama, boñigas de saltamonte paticorto y barras de plutonio embrutecido que se encontró en la poza del vecino, consiguió realizar una mezcla supercalifragilísticaespialidosa que inmediatamente decidió probar con él mismo para verificar de sus efectos enriquecedores.

"Al principio como que me dio una especie de cosa meterme la cosa esa padentro, porque como que la cosa se movía pa tos laos que cualquiera diría que más que esa cosa parecía cualquier otra cosa, pero la cosa es que al final le eché un par de huevos a la cosa y arriba, abajo, al centro, y pa dentro la cosa esa" declaraba el señor Rompelasportas con una claridad y facilidad de palabra que nos dejó a todos anonadados.

 

 

Butripecio Rompelasportas Ñu al probar la mezcla realizada

 

Tras comprobar en su propio ser la evidente mejora, decidió utilizar el ungüento sobre las sandías y pepinos que cultivaba en su propia huerta. Se mantuvo a la espera durante varios días mientras observaba el fluir del tiempo y su efecto en las hortalizas allí plantadas. Emocionado, Butripecio nos comentaba cómo de apasionante fue esa espera: "Que puto coñaaazoooooooo. ¡Cuarenta y siete días esperando sentado en la banqueta mirando las puñeteras sandías! ¡Y sin levantarme ni pa ir al retreres oiga! ¡Ya llegaba un momento en el que no sabía si tenía los pepinos fuera o dentro, me entiende usté!"

Finalmente, tras cuarenta y siete días de observación prolongada, Butripecio se apercató de que algo había cambiado en las sandias. Tras mucho meditar al final se dio cuenta. "Si ya decía yo que como que me veía yo algo como que raro como que por ahí, pero como que no me di cuenta como que hasta entonces, como que me entiende usté, ¿no?". Butripecio se dió cuenta de que había algo en las sandías que no cuadraba... precisamente que cuadraban:

 

 

Muestra de las sandías de la huerta de Butripecio

 

"Pues ahora como que con las sandías cuadradas estas me estoy sacando una pasta gansa, porque se ve que con la cosa de la moda del art-decó y de los efluvios de plutón en su ciclo del escargato ojituerto, pues como que me pagan los euros de 20 en 20 cuando las vendo, antes sólo me pagaban en billetes de 5"

En la actualidad, Butripecio se ha hecho con la patente de su maravillosa mezcla, y es el director de la empresa "Los tengo cuadrados S.L.", de la cual está sacando ingentes beneficios que está reinvirtiendo inteligentemente en clínicas de dermoestética.

Sin embargo, no todo el campo es orégano, y el departamento de defensa de los Estados Unidos ha declarado la guerra al pueblo de Mondejas al detectar indicios de pepinos nucleares en la huerta de Butripecio. "No permitiremos el horror que puede desatar el cultivo de pepinos en el siglo XXI. Esto es terrorismo internacional, y como tal, debe ser combatido con guerra preventiva. Venga, a bombardear todo el pueblo, las muertes de civiles implicados serán consideradas como no ocurridas o como daños colaterales. Dios bendiga América" Palabras de Jorge Arbusto, presidente de los EEUU.

No obstante, las Naciones Unidas han conseguido hacer entrar una pijia de razón al gobierno de los Estados Unidos para que se esperen un par de días antes de empezar a lanzar misiles tomahawk contra la localidad. Mientras tanto, los inspectores de Naciones Unidas realizarán una investigación sobre la huerta para comprobar al existencia de tales armas bajos el subsuelo de la misma:

 

 

Figuración de la investigación realizada

 

Esperamos que Butripecio salga airoso de este problema y no sea calcinado por un "error de cálculo" al caer un misil sobre su cabeza. Desde Noticiario Friki, ha informado el que está hablando ahora mismo. Taluego.

Thursday the 25th.
Copyright 2012

©