OFF

Imprimir
Publicado el Viernes, 10 Abril 2015 Escrito por Álvaro Barbero Jiménez

Han pasado ya unos cuantos meses desde que jugué a OFF, pero no ha sido hasta ahora que me he decidido a escribir sobre él. Es unos de esos juegos que necesitan de un buen periodo de reposo para entender qué demonios ha estado haciendo uno mientras lo recorría y qué significado tiene todo aquello. Después de formar mis propias hipótesis y tras leer varias teorías por internet al respecto, puedo decir que realmente nadie lo tiene muy claro.

Pero hagamos un poco de historia. OFF es un juego que se creó en 2008, en idioma francés, y que por su naturaleza pasó prácticamente desapercibido durante años. Pero curiosamente y para sorpresa de su propio autor, empezó a ganar fama entre los círculos indies francoparlantes, para más tarde ser traducido al inglés por un grupo de fans. A pesar de todo sigue siendo un juego relativamente desconocido.

OFF es un RPG de sabor y mecánica muy clásica (a veces demasiado), muy del estilo de lo que fueron los primeros Final Fantasy y su sistema ATB. Pero lejos de enmarcarse en una historia de fantasía medieval, OFF nos sumerge en un mundo industrial surrealista y kafkiano. El protagonista es El Bateador, un tipo reservado cuya misión es purificar el mundo de espíritus malvados a batazo limpio. Curiosamente y de forma similar a como ocurría en Baten Kaitos nosotros jugamos el papel de un "ente" que controla a El Bateador, pero que algunos personajes del juego también perciben y de esta forma deciden comunicarse con nosotros directamente. Y es que lo surrealista del juego no acaba ahí, sino que sigue por las diversas Zonas que El Bateador trata de purificar, donde habitan unas pusilánimes imitaciones de humanos que dedican su vida a trabajos absurdos y futiles, como rellenar formularios incomprensibles sin cesar, excavar gas con picos, extirpar metales de cadáveres de animales, contemplar lagos de plástico líquido y ríos que fluyen carne, o vagar eternamente por bibliotecas sin tocar ningún libro por temor a cortarse con un hoja. Todo ello previo al proceso de purificación, tras el cual se convierten en zonas asépticas y privadas de toda vida.

No sé interpretar qué significa todo esto. Nadie lo sabe, seguramante ni el propio autor. Tal vez no signifique nada, pero como podría ser un libro de Murakami, no es necesario que algo tenga sentido real para poder disfrutarlo. Y en especial algunas piezas de su banda sonora.

Thursday the 25th.
Copyright 2012

©