Blank Dream

Imprimir
Publicado el Domingo, 13 Diciembre 2015 Escrito por Álvaro Barbero Jiménez

Pues después de un largo periodo de inactividad por razones de intensa actividad no-friki, vuelvo a la carga con otra entrega de uno de mis géneros favoritos: terro japonés del chungo. Y antes que nada os pongo sobre aviso de que este juego es chungo de verdad, tanto por la temática que trata como por lo tenso de muchas de las situaciones que nos tocará vivir.

Blank Dream (虚白ノ夢) comienza con una premisa ya de por sí perturbadora: nuestra protagonista es una chica que se acaba de suicidar tirándose al fondo de un lago. Y sin embargo está... ¿viva? Se encuentra como un fantasma sin memoria en un limbo, una dimensión retorcida que no se parece a ningún cielo o infierno conocido. Solo sabe una cosa: si quiere recuperar sus recuerdos y saber qué la empujó a este atroz acto deberá encontrar los espejos reflejo de su imagen en este siniestro mundo, y hacerlos pedazos.

En términos de jugabilidad el juego recuerda mucho a The Witch's House, por sus scarejumps continuos y carreras a la desesperada para huir de entes aleatorios que intentan masacrarnos. Se trata esta de una experiencia muy tensa, en la que iremos a avanzando por reinos de pesadilla a cada cual más desasosegante, y donde tengo que admitir que en más de una ocasión he tenido que parar un poco y recuperar la calma antes de osar abrir la siguiente puerta.

Aún con todo lo terrorífico y a veces grotesco de la experiencia, es una historia que merece ser jugada. Como cualquier instancia que se precie del género cuenta con varios finales, que iremos destapando capa a capa según lo que hayamos ahondado en este macabro más allá. Thinking back, it was a boring life... pero aun así, ¿era una vida carente de sentido?

Friday the 26th.
Copyright 2012

©