Galactic Dump

Imprimir
Publicado el Domingo, 08 Mayo 2016 Escrito por Álvaro Barbero Jiménez

   

Hace mucho, mucho tiempo... esto es, a finales de los años 90, cuando Internet era aún cosa de unos pocos privilegiados, recuerdo que cuando tenía que hacer algún trabajo de investigación para el instituto, como buscar la vida y obras de un escritor, mi mejor recurso era la mítica Encarta. Aquella especie de grimorio digital del conocimiento, acumulado todo ello en un reluciente CD, fue una auténtica revelación para mí, ya que a través de su buscador podía encontrar fácilmente información sobre esos dichosos escritores, músicos o filósofos. Bastaba luego un toque rápido de copy&paste para pasar los artículos relevantes a un documento Word que luego maquetaba, imprimía y entregaba al profesor de turno. Una estrategia muchísimo más eficiente que rebuscar torpemente entre enciclopedias de salón y reescribir a mano los hallazgos encontrados. Y con la que conseguía básicamente los mismos resultados: recopilar datos inútiles sobre la vida de gente que no tenía muy claro por qué deberían importarme. Tiempos de rebeldía adolescente e ineficacia del sistema educativo.

Todo ello acabó cuando algún anticuado pero avispado profesor de instituto descubrió la treta, prohibiendo a los alumnos entregar trabajos hechos a ordenador. ¡Cuán erróneo se hallaba aquel pretérito instructor! De modo que vuelta a la triste y mecánica tarea de reescribir lo leído con mejorable caligrafía.

Pero a pesar de todo, Encarta seguía siendo un valioso recurso para mí, y no solo ya por los artículos. En una de sus versiones la enciclopedia virtual incluía una serie de "interactividades" con las que comprender mejor algunos de los artículos. Y mi favorita, sin lugar a dudas, era la interactividad sobre las leyes de la gravedad. Con un sencillo simulador se podía configurar la posición de la Luna y la Tierra, comprobando bajo qué escenarios se mantenía una órbita estable, la Luna se perdía en el frío espacio, o impactaba catastróficamente contra el planeta. Por cierto, siendo este último escenario fuente de regocijo personal, así como de inspiración para alguna cosa que hice.

Por todos estos recuerdos el concepto de Galactic Dump me ha encantado. En este puzle tenemos que enlazar lunas a planetas de forma que entren en órbita y no se produzca ninguna catástrofe cósmica. Conceptos como la distancia al planeta enlazado y el sentido de rotación de cada luna serán fundamentales para prevenir la debacle, y aunque la simulación es una versión extremadamente simplificada de las verdaderas fuerzas gravitacionales, es algo que puedo perdonar.

Vaya, antes me gustaba hacer chocar astros y ahora intento prevenirlo. ¿Será eso lo que llaman madurar?

Sunday the 30th.
Copyright 2012

©