There Was An Old Woman

Imprimir
Publicado el Domingo, 18 Septiembre 2016 Escrito por Álvaro Barbero Jiménez

   

Seguro que a muchos de vosotros os suena esta situación. Comida en casa de la abuela, reuniendo a tres generaciones familiares. Una olla entera de macarrones con tomate y un bandejón de filetes empanados, o en su defecto un cocido descomunal, todo ello luego aderezado con postre, café y galletas. Precedido el asunto por algún aperitivo y siguiéndole algo más tarde la merienda. Cebación absoluta. Y esa voz de abuela que nos dice "¡pero hijo, si no has comido nada!".

No sé si será porque en la vida sedentaria que llevamos ahora nos hemos acostumbrado a comer menos, o que estos abuelos quieren dar a sus nietos todo lo que no tuvieron en sus tiempos de escasez. Pero en sinceridad he de decir que no seré yo quién se queje.

Ahora, ¿qué pasa si nuestra abuela fuera tan tragaldabas como las proporciones de esas raciones? Todo empezó por tragarse accidentalmente una mosca y... bueno, a veces el remedio es peor que la enfermedad.

Sunday the 30th.
Copyright 2012

©