Braid

Imprimir
Publicado el Domingo, 29 Julio 2012 Escrito por Álvaro Barbero Jiménez

Género: Puzzle Idioma: Inglés / Español
Desarrollador:

Johnathan Blow

Año: 2008
Distribuidor:

-

País:

Alemania
Estados Unidos

Plataforma: PC / Xbox / PS3 Licencia: Comercial (Indie)

Braid

Análisis - Balance - Enlaces - Banda sonora


 

Análisis

 por Albarji

Tengo algo que reconocer algo: soy un obseso del tiempo. O más bien, del concepto del tiempo en sí; no puedo evitar ver una película de ciencia ficción con saltos temporales y no plantearme si algo así tiene sentido. Yo solía negar tajantemente la posibilidad de hacer viajes en el tiempo, principalmente debido a las incongruencias que esto causaría... pero últimamente no estoy tan seguro, aunque por el momento no he sido capaz (ni nadie) de imaginar un modelo coherente del tiempo, en el que pueda cambiarse el antes y el después al igual que cambiamos el delante y el detrás o el arriba y el abajo. Pero esto no me desanima, sino que al contrario, me llena de mayor interés por conocer nuevas y rompedoras teorías sobre la naturaleza del tiempo.

Ésta es la primera razón por la que Braid me ha encandilado. ¿Y si pudiésemos aprender de nuestros errores... sin sufrir sus consecuencias? ¿Y si pudiésemos deshacer lo hecho, regresar a un momento anterior... y volver a intentarlo? ¿Y si pudiésemos contemplar los innumerables posibles resultados de una decisión... y elegir el mejor? Braid habla de todo esto y mucho más.
 
 
 

Braid no es, ni mucho menos, el primer juego que toca el tema de los viajes temporales. The Legend of Zelda: Ocarina of Time o Tales of Phantasia son buenos ejemplos de ello. Pero es que Braid va mucho más allá, y no se conforma con el típico dueto Mundo del Pasado - Mundo del Futuro donde algunas de nuestra acciones en el pasado afectan al futuro; en Braid somos dueños y señores del tiempo. Tenemos capacidad ilimitada para, en cualquier momento, rebobinar el tiempo y así deshacer cualquier hecho ocurrido.

Con esta premisa y a través de una serie de fases que nos presentan puzzles disfrazados como juego de plataformas tendremos que ir recogiendo piezas de rompecabeza para avanzar. Y es que el control absoluto del tiempo nos permite realizar proezas de lo más inverosímil, como volver a reintentar ese salto que nos acaba de salir mal, deshacer la activación de esa palanca que ha resultado ser perjudicial, o hasta revertir nuestra propia muerte si nos alcanza algún monstruo. Pero, aún con todo esto, he de decir que Braid no me interesó demasiado. No hasta que avancé un poco más y comprendí que ese primer mundo que acababa de completar no era más que un pequeño prolegómeno a lo que quedaba por venir.


Y es que Braid tiene una cualidad extraña, algo que no se suele ver en muchos juegos: es cada vez mejor cuanto más lo juegas. Normalmente los creadores se esfuerzan mucho en realizar una introducción llamativa, un primer capítulo emocionante que muestre las bondades del juego... para luego muchas veces decaer en una repetición de la propia mecánica del juego, una y otra vez, hasta llegar al desenlace donde se recupera la intensidad original. Braid no es así, es sibilino, opaco, muestra con recelo y paulatinamente los misterios que oculta. Esto ocurre en su mecánica, donde cada mundo retuerce aún más las reglas del tiempo que ya conocemos, revelando niveles donde existen objetos inmunes a nuestras alteraciones temporales, lugares donde el tiempo está ligado al espacio y mundos con realidades paralelas. Pero no son sólo estas mecánicas oblicuas lo que Braid tiene que revelar, porque su historia también es igual de opaca a la par que interesante.

La premisa inicial es sencilla: Tim está en la busqueda de una Princesa, la cual ya no está con él por culpa de un error que él cometió y que llevó a que fuera raptada por un terrible monstruo. De modo que, haciendo uso de nuestra habilidad plataformera tendremos que alcanzar los castillos al final de cada mundo, donde desafortunadamente un simpático aliado nos informará de que "la Princesa está en otro castillo", continuando así nuestro periplo. ¿Os suena a algo? Seguro que sí. ¿Una simple historia de excusa para lanzarnos por el juego? Definitivamente no.


 

 

Porque otra de las maravillas de Braid es su narrativa, que es rompedora de todo molde hasta la fecha, habiendo sido reconocida hasta por investigadores en narratología (bonita palabra). La razón es que resulta que toda esta historia simplona de la Princesa en realidad encierra todo un simbolismo y significado oculto. ¿Era la Princesa en realidad una antigua pareja de Tim? ¿No será el viaje de Tim por mundos de fantasía temporal una forma de representar un viaje espiritual por sus recuerdos, por esos errores que cometió y que le alejaron de ella, pero que ahora querría enmendar? Todas estas preguntas tienen una respuesta escondida en los entresijos del juego, sobre las cuales sólo arrojaremos un poco de luz a través de unos libros que encontraremos, narrando de forma simbólica esta historia esquiva.

El apogeo vendrá cuando lleguemos al último nivel del juego, que en opinión de un servidor es la fase más genialmente diseñada de toda la historia de los videojuegos, y de la que estaría hablando durante horas si no fuera porque no quiero estropearle la sorpresa a nadie. Decir que pocas obras, ya sean juegos, libros o películas me han dejado tan boquiabierto de una forma tan concisa y contundente no es una exageración. Merece la pena completar Braid sólo para jugar - qué digo, vivir - su fase final.



Pero incluso después de todo eso, Braid no acaba ahí. Citando a cierto personaje de manga:

"¿Sabes lo que dá más miedo en este mundo? Yo creía haber llegado al fondo, al rincón más oscuro... y sin embargo... un paso más allá... había todavía un lugar todavía más oscuro."

Así es. El extraño viaje de Tim ya tiene muchos tintes oscuros, pero a pesar de haber completado el juego su historia seguirá indeterminada tras un telón translúcido. Sólo con un tesón casi obsesivo por encontrar a la Princesa y con un poco de ayuda de la red de redes podremos ir un paso más allá, y alcanzar todavía un nivel más de profundidad en nuestro entendimiento de la trama de Braid. No daré más pistas: forma parte de esta especie de metajuego el que cada uno realice esta especie búsqueda personal.
 

  Me he emocionado escribiendo estas líneas, tengo que admitirlo. Braid es un juego que me ha llegado muy profundo por su originalidad sin precedentes tanto en su mecánica como en su historia y narrativa. Es un ejemplo paradigmático de una foma de pensamiento que llevo años defendiendo, y que son los videojuegos como forma de arte. Y no lo he mencionado hasta ahora, pero probablemente ya os hayáis dado cuenta viendo las imágenes: Braid parece un cuadro pintado. Para ser más precisos, cada fondo y escenario parece sacado de un cuadro impresionista. He visto efectos similares en otros títulos (Muramasa), y aquí el resultado es especialmente favorecedor. Tanto que de hecho tengo uno de los fondos del juego como fondo de escritorio de mi portátil.

El otro gran componente a la mezcla es la banda sonora, que tiene la peculiaridad de no haber sido escrita para el juego, sino de consistir en piezas ya existentes de músicos no relacionados con el mundo del videojuego. Ante esto tengo que decir que el señor Jonathan Blow tiene un oído excelente, viendo que las composiciones encajan perfectamente con el sentimiento del juego y dan mucha fuerza a los momentos más emotivos.


Poco más hay que decir. Braid es un juego corto y que parece no tener grandes pretensiones, pero en su corazón oculta una profundidad nunca vista en un videojuego. Puede que no todos lleguen a sentir esta intensidad al jugarlo e incluso que a muchos se les escapen los detalles que dan sentido al conjunto. Es normal: la industria del videojuego nos tiene demasiado acostumbrados a las historias planas o nulas, a los shooters donde todo es obvio y directo, a no molestarse en buscar segundas ni terceras interpretaciones.

Pero precisamente eso es lo que hace que Braid sea, a la par, valiente y merecedor de esa valentía.
 



Balance

 
 Lo bueno: Lo malo:

http://www.albarji.info/images/stories/hongos/hongorojo.png Es una obra de arte.
http://www.albarji.info/images/stories/hongos/hongorojo.png Controlar el tiempo nunca fue tan inspirador.
http://www.albarji.info/images/stories/hongos/hongorojo.png Mientras más comprendas de su trama oculta más te enganchará

http://www.albarji.info/images/stories/hongos/hongoazul.png Si te gustan los juegos simples y directos, éste no es tu juego.
http://www.albarji.info/images/stories/hongos/hongoazul.png ¿Dónde está mi Princesa?

Veredicto:

Artístico, rompedor, sorprendente, inspirador y emocionante. Calificativos de la mejor novela, pero en un videojuego.

Calificación: 

   

Enlaces


  Descripción
 http://braid-game.com
Web oficial
 Steam
Demo gratuita Steam


Banda sonora


  Descripción
Maenam - Jami Sieber Tema principal (en Magnatune)
 Downstream - Shira Kammen
Tema del mundo 1 (en Magnatune)
Undercurrent - Jami Sieber En mi opinión, la mejor pieza del juego (en Magnatune)



¿Te gustó este juego? ¿Estás atascado? ¿Tienes un enlace que quisieras añadir? ¿Problemas técnicos?
 

 

Sunday the 26th.
Copyright 2012

©